Buscar
  • Mario Castañeda

Claves para una clase o taller virtual efectivo.

Viernes, 6:00 de la tarde. Estoy por entrar a la clase en línea de un profesor de Educación Media Superior como parte de un proceso de acompañamiento. Me da acceso, el grupo ya estaba listo para una sesión de 45 minutos. Inicia la clase.


25 minutos después (siendo optimistas) el profesor se está despidiendo del grupo y lanzando algunos recordatorios mientras el grupo se va desconectando de la llamada.


¿Qué pasó? No revisó la planeación de la clase, la presentación que se le entregó para compartirla con sus estudiantes fue sustituida por un archivo en Word con algunas notas incompletas. El único momento que sus estudiantes tuvieron para participar fue después de un “¿Alguna duda?”, el docente estuvo menos de 5 minutos con su cámara encendida.

Este último año, dar nuestras clases y talleres ha sido todo un reto, para la mayoría de educadores la carga de trabajo ha ido en aumento, el tiempo para familiarizarse con la tecnología y estrategias de la educación a distancia no han sido suficientes. Más que hablar de educación online, debemos reconocer que muchos estamos realizando Emergency Remote Teaching.


¿Cómo podemos mejorar nuestros talleres y clases virtuales en este contexto?

Este último año hemos tenido más de 2,000 participantes en nuestros talleres de formación a personas facilitadoras y educadoras, te compartimos 5 puntos claves que nos han sido de gran utilidad en cada sesión.


1. Utiliza una plataforma amigable.


Tengo que decirlo, odio dar taller en Teams. Para una reunión, está bien, pero dar una clase es un sufrimiento, además de pesada, está plagada de bugs. La solución, evito dar taller en Teams.

Para que una sesión sea efectiva, cuida que tu plataforma sea amigable para ti y tus participantes.

  • Dedica tiempo a conocer la plataforma, sus funciones básicas y avanzadas.

  • Ayuda a tus participantes a familiarizarse, comparte o haz un tutorial. Si usas Zoom, te dejamos nuestro tutorial completísimo.

  • Considera el peso y consumo de internet de la plataforma por las personas que no tienen buena conexión.

  • Si tus participantes se conectan desde un móvil, explora esa versión y asegúrate que puedan participar en las actividades que desarrolles en el taller.


2. Crea un ambiente seguro.


Si una persona cree que al compartir una duda o comentario puede ser señalada o que sus opiniones no serán tomadas en cuenta, no va participar. A este concepto se le conoce como Seguridad Psicológica.

Sin ella, difícilmente tendrás un taller participativo, por lo que deberás cuidar algunos puntos como:

  • Promueve un ambiente de respeto a las personas o opiniones.

  • Si hay alguna burla o comentario hiriente, atiéndelo inmediatamente, invita a la reflexión y recuerda los acuerdos o reglas de convivencia.

  • Evita obligar a participar.

  • Considera que hay formas de participar que pueden exponer más a tus participantes, brinda varias opciones para participar.


3. Aprende a leer a tus grupos.


De manera presencial era muy fácil ver los rostros y saber si teníamos que avanzar más rápido, retroceder, hacer una pausa o activar al grupo.

De manera virtual también es posible, pero requieres de nuevos indicadores y una técnica más activa para poder observarlos.

Leer a tu grupo te guiará para adaptar la sesión a las necesidades y energía del grupo, aunque existen muchos indicadores, los más útiles y básicos son:

  • Nivel de energía

  • Nivel de atención

  • Actitud del grupo



4. Actualiza tus técnicas de manejo de grupo.


Un buen manejo de grupo incluye habilidades como fomentar la interacción, aumentar la participación, guiar reflexiones, facilitar técnicas y dinámicas entre muchas otras.

Aunque de manera virtual los principios son los mismos, su aplicación varía mucho, algunas cosas que deberás cuidar son:

  • Variar el estímulo de manera constante (aun más que de manera presencial).

  • Ofrecer varias formas de participar y darle seguimiento a cada una.

  • Evita ser sumamente expositivo e interactúa con tus participantes.

  • Integra dinámicas y activaciones que no sean sólo mover las manos.

  • Incluye el uso de herramientas colaborativas que permitan al grupo trabajar al mismo tiempo.


5. Aprende y mejora constantemente.


Desde probar una nueva plataforma, una herramienta para complementar tus clases, una nueva dinámica. No te quedes con lo mismo, prueba, evalúa y mejora.


Si quieres aprender a crear un ambiente seguro en tus talleres, leer a tus grupos, mejorar tu manejo de grupo, crear mensajes memorables, seleccionar o diseñar las técnicas adecuadas según tus objetivos, te recomiendo que eches un vistazo a nuestro taller: Formación de Facilitación a Distancia.


Fuentes:

  • Amy C. Edmondson and Mark Mortensen. (2021). What Psychological Safety Looks Like in a Hybrid Workplace

  • Charles Hodges et al. (2020). The Difference Between Emergency Remote Teaching and Online Learning.

  • Grupo RE (2020). Manual de facilitación: Educación a Distancia.





70 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo